Warning: get_current_user() has been disabled for security reasons in /home/canes/public_html/veterinaria/wp-content/plugins/menu-image/freemius/includes/class-fs-logger.php on line 89
Moquillo canino | Clínica veterinaria El Caporal
Col. Bojorquez 945-40-04 / San Carlos 943-30-97 info@vaterinariaelcaporal.com

 

  • ¿Qué es el moquillo?


    El moquillo, conocido también como distemper, es un peligroso virus que afecta a los perros y a otras especies animales. Se trata de una virosis que es muy cercana al sarampión en los humanos, afectando de forma importante a los animales, en especial a los cachorros y los perros mayores, que pueden desarrollar más complicaciones.

    Aunque existe una vacuna contra el moquillo, muchos animales son vulnerables aún a este virus que se encuentra ampliamente propagado en el mundo.

  • ¿Cómo se contagia?


    Al tratarse de un virus, la forma de contagio reside en el contacto con los fluidos de animales infectados, incluyendo el agua o la comida que ha sido consumida por los mismos. La enfermedad es capaz de viajar por aire, por lo que ésta es otra forma de contagio habitual.

    Una vez en el cuerpo del animal, el virus toma entre 14 y 18 días para incubarse, momento tras el cual comienzan a mostrarse los primeros síntomas.

  • Síntomas del moquillo


    La clave para detectar si nuestra mascota está mal de salud es observar siempre con atención su comportamiento. En el caso del moquillo se presentan síntomas muy claros que, con el avance de la enfermedad, van atacando distintas partes del cuerpo del perro a nivel respiratorio, intestinal, cutáneo y neurológico.

    • Fiebre, que puede aparecer 6 días después del contagio. Desaparece y vuelve a aparecer a medida que la infección va avanzando.
    • Apatía, pérdida del apetito y decaimiento, el perro deja de ser tan activo como de costumbre.
    • Disminución en el consumo de agua, lo que conduce a la deshidratación. En este punto ya hay suficientes razones para llevar al animal al veterinario, sin embargo se presentan otros síntomas más claros que apuntan directamente al moquillo.
    • Problemas respiratorios importantes, con tos, dificultad para respirar y secreciones nasales verdes.
    • Problemas intestinales como diarrea constante y amarilla y vómitos.
    • Conjuntivitis o secreciones oculares.
    • Erupciones en su piel y endurecimiento de las almohadillas de sus patas.
    • Tics, convulsiones y en casos más graves parálisis.